Manejar los tiempos del día puede ser difícil. Pongámoslo así, hay momentos en que no queremos hacer nada. Perdemos foco y lo único que pasa por nuestra cabeza es llegar a casa. ¿Qué pasa en esos momentos? ¿Por qué llega cierto desespero y pereza al trabajar?

Supongo que la respuesta es simple, no somos máquinas para trabajar horas seguidas… Aunque la verdad me molesta un poco pensar que esa es la respuesta siempre, ya que de cierta manera muchos nos excusamos en eso cuando no hay resultados o simplemente al final del día sentimos que no fuimos productivos. Pensamos “Debe ser porque no dormí bien anoche” o “Creo que estoy enfermo” o tal vez sólo nos preguntamos y preguntamos el por qué de nuestra “pereza” o ganas de llegar a casa.

Podrán estar de acuerdo o no, pero llegué a la siguiente conclusión: 

1    Motivación: Algo debe hacer que te levantes de tu cama… ¿no? Ya sea porque quieres ganar más dinero donde trabajas o quieres ser reconocido por algo. Pero más importante que eso, algo te hace feliz y buscas que eso pase.

2.     Plan de trabajo: Ya sabemos que queremos y a dónde queremos llegar, pero bueno… ¿Cómo? Probablemente tenemos una idea, supongo que con una lista de las acciones que debo hacer para lograr lo que quiero, basta para empezar.

Después podremos mirar cuáles dan resultados y cuáles podemos cambiar o no son necesarias para lograr lo que queremos. Ya con esto creo que nos podemos sentir productivos en el día…

3.     Ejecución: Somos excelentes para hablar de lo que queremos hacer y de lo que hemos hecho.. Pero ¿qué tal si en realidad ejecutamos lo que tanto hablamos?

No me malinterpreten, me agrada escuchar las ideas de los demás y lo entusiastas que pueden ser cuando hablan de algo que quieren hacer o saben hacer, pero pienso que en este país al momento de hablar, todos son expertos en todo y todos saben de todo, pero al momento de actuar, pues bueno… Ya saben el resto.

Creo que con estos tres puntos puedo hacer que mi día sea más productivo, tengo un plan, lo ejecuto y después evalúo que debo cambiar en él para obtener mejores resultados. Sí después de esto sigo teniendo ciertos momentos de pereza, supongo que un café o caminar 10 minutos puede servir. Porque sí, no somos máquinas, sólo no nos excusemos en ello todo el tiempo…

 

¿Qué piensan?