Bogotá, Jueves 17 de Marzo de 2016

Señores Equipo Ikonosoft

Apreciado Equipo:

En esta carta quiero expresar abierta y públicamente el agradecimiento que siento de poder contar con ustedes. Ikonosoft es una compañía Joven, que con tan solo 5 años se ha consolidado como una organización que propone y lidera en algunos sectores y clientes. Esto es importante, pero no tanto como el mayor aprendizaje que hemos obtenido: Lo más importante son ustedes.

En el pasado, para mi era una verdadera pesadilla salir de vacaciones. La incertidumbre de lo que pasara y si quienes te cubren tendrán la talla de hacer las cosas como tu las harías. Te vas y piensas que nadie excepto tu tiene las competencias para lograr desarrollar tus labores. Es para mi un verdadero orgullo decirles que este es un sentimiento distante para mi ahora. Nunca antes había contado con profesionales tan genuinamente comprometidos con una causa. Personas que de verdad, de corazón quieren dar un granito de arena para cambiar el mundo, hacerlo mejor y lo hacen con gran pasión. Gente con la que no se habla de dinero, pues para ellos es lo menos importante. Es que la profesionalidad no la da un cartón, la da la actitud. 

Es tan cierto lo que digo, que por fin me voy tranquilo de vacaciones. Porque sé que no existen mejores manos en las cuales dejar este proyecto! en estos días.. y así fueran años no importaría. Créanme cuando les digo que después de 17 años de vida laboral no encuentro mejor empresa en el mundo para trabajar ni mejor gente, y he trabajado en muchas de las más grandes compañías de tecnología del mundo… sé de lo que hablo. 

Sigan creyendo! y confíen, pues en esta empresa no se castran las ideas! Sigan tomando decisiones y equivocándose si hace falta, que de eso aprendemos! Sigan tolerando al equipo y cambiando cualquier sentimiento negativo por solidaridad y cariño. Sigamos demostrando en el mercado que este es nuestro verdadero valor agregado!! todo lo demás esta simplemente escrito en un papel. 

Profundamente conmovido por su calidad y calidez e infinitamente agradecido por su confianza.

 

Cordialmente,

 

Oswaldo